They found the human genome from an unknown group

The cave in question

The cave in question
picture: Anna Belfer Cohen

As the researchers described, a clay cup buried for thousands of years under the floor of a cave in Satserplia, in Georgia, She revealed a mind-boggling discovery: the genome An unknown old person by science.

What is known so far: it is a woman who lived 25,000 years ago, that is, before the last ice age. However, as the researchers point out, not only is the discovery itself historical, but the achievement also shows the feasibility of identifying ancient human groups even in the absence of bones to recover, yet a key to restoring ancient DNA.

This is why environmental DNA, which can be found preserved in sediments, is positioned as an excellent way to learn more about the past. The key: it is deposited in feces or bone fragments that have turned into dust.

In addition, the sample also brought back DNA from wolf and bison species that they were able to place in the context of their population history. As shown On Currency:

Our results provide new insights into the late Pleistocene genetic history of these three species and demonstrate that direct sequencing of sediment DNA, without targeted enrichment methods, can produce genome-wide data informative of phylogenetic relationships.

Cuentan en el estudio que la cueva de Satsurblia fue utilizada por humanos antiguos durante miles de años y que, sin embargo, solo se había secuenciado el genoma de un solo individuo del sitio, de un humano que vivió hace 15.000 años.

El equipo de científicos dirigido por el biólogo Pere Gelabert y el arqueólogo Ron Pinhasi de la Universidad de Viena en Austria fueron a buscar ADN ambiental en la cueva de Satsurblia. Allí obtuvieron seis muestras de suelo y las examinaron cuidadosamente en busca de rastros de material genético:

Lo encontramos en forma de ADN mitocondrial. Fragmentario e incompleto, pero, una vez cuidadosamente reconstruido, suficiente para producir nueva información sobre las poblaciones que alguna vez habitaron la región.

De la mujer pudieron verificar que estaban ante un miembro de un grupo previamente desconocido de humanos modernos. Ese grupo ahora está extinto, pero contribuyó a las poblaciones actuales en Europa y Asia, como se descubrió cuando se comparó el genoma antiguo con los genomas humanos actuales.

En cuanto al lobo, su genoma también representó un linaje previamente desconocido, ahora extinto. Esto sugiere que las poblaciones de lobos cambiaron y se reformaron significativamente al final de la última Edad de Hielo, hace unos 11.000 años, con linajes como este que desaparecieron por completo.

Por último, el ADN mitocondrial que se encuentró en el genoma del bisonte también se puede encontrar en el bisonte vivo actual. Los investigadores encontraron que su genoma estaba más estrechamente relacionado con el bisonte europeo y el bisonte euroasiático que con el bisonte norteamericano. Según explican:

Nuestros resultados demuestran que la secuenciación imparcial del ADN antiguo de los sedimentos puede producir datos de todo el genoma que son informativos sobre la ascendencia de varios taxones. El ADN de sedimentos antiguos de todo el genoma podría abrir nuevas direcciones para el estudio de ecosistemas completos, incluidas las interacciones entre diferentes especies y aspectos de las prácticas humanas vinculadas al uso de animales o plantas.

Un hallazgo que demuestra que, gracias a la tecnología actual, excavar en la tierra puede ser mucho más revelador de lo que creíamos posible. [current biology Across ScienceAlert]

READ  The huge gamma-ray burst could be evidence that black holes can be harnessed by energy

Lovell Loxley

"Alcohol buff. Troublemaker. Introvert. Student. Social media lover. Web ninja. Bacon fan. Reader."

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top